espera despierta

rudecindo vega ha demostrado ineptitud en esta crisis provocada por la turbidez del agua del río rímac.

Sedapal hace agua

Rudecindo Vega ha demostrado una ineptitud de otra época. Corte intempestivo del suministro convirtió a Lima en una aldea gigantesca.

Publicado: 2017-01-27

Han transcurrido poco más de catorce horas desde que Sedapal transformó esta urbe en una aldea sedienta y maloliente. La ineptitud de sus principales ejecutivos marchitó en un santiamén a la otrora Ciudad Jardín. 

El enorme calor, el sudor incontenible y el racionamiento obligado de líquidos obligan a un comportamiento cavernario. El malhumor es incontenible. Y el temor de una sequía urbana es como para no pegar pestaña.

El presidente de Sedapal, Rudecindo Vega, un gris exministro de Vivienda del régimen de Alejandro Toledo, ha enturbiado ese desempeño al frente de la empresa de agua potable y alcantarillado.

Este tecnócrata de dudoso desempeño ha dejado sin líquido vital a más de seis millones de habitantes y ha tenido el cuajo de afirmar que si tiene que cortar el suministro en otro momento lo hará sin que le tiemble la mano.

Esa expresión lo dibuja con precisión. Quien debió actuar con reflejos de felino ante los huaycos que anticipaban un comportamiento anómalo del río Rímac solo atinó a expresarse como una marmota para anunciar los efectos inminentes.

Si Pedro Pablo Kuczynski quiere salir indemne de esta emergencia tiene que prescindir de gente como Rudecindo Vega. Pega el campanazo ahora mismo o los huaycos arrasarán con su penoso gobierno en un seguro desborde ciudadano.


el río hablador con un caudal enorme por las lluvias en la sierra central. sedapal sin reflejos ante esta crecida.


Quizá Vega no sea consciente del problema que ha causado por no leer los reportes meteorológicos ni ver con ojos de preocupación los deslizamientos en Santa Eulalia, Chaclacayo y Chosica.

Es probable que Rudecindo no haya sido advertido por su equipo de confianza de lo que se venía, pero ese es un asunto que ya lo condujo al despeñadero y fue provocado por su absoluta irresponsabilidad.

Los ciudadanos de Lima no tenemos por qué pagar las consecuencias de la falta de previsión del titular de Sedapal. Las madres de familia y su prole, los recién nacidos, los enfermos y los habitantes de todas las edades lo están censurando en este preciso instante.


estas imágenes de los desbordes en santa eulalia las vio todo el perú menos el presidente de sedapal.

Quizá Pedro Pablo Kuczynski quiera mantener en el cargo a Rudecindo amparándose en que fue un nombramiento a través del FONAFE. Pero el ciudadano de a pie no entiende esas sutilezas burocráticas y en esta hora del duchazo imposible solo tiene palabras de grueso calibre para con el presidente de la República.

En las próximas horas el presidente PPK sabrá si los limeños toleran estos días de verano inclemente sin agua o en su defecto asumen con firmeza el derecho a tener un servicio vital por el cual pagan tarifas nada económicas.

La ineptitud de otra época cometida por Rudecindo Vega tiene que ser subsanada por un ejecutivo mejor preparado. Maquinarias, tecnología y personal idóneo debe abundar en Sedapal. Alguien con liderazgo tiene que poner en marcha esa organización.

Los diez millones de habitantes de Lima, la capital de la República, merecen tomar agua potable todos los días y usar el líquido vital en sus actividades cotidianas. Al frente de Sedapal tiene que estar alguien que garantice que ese fluido nunca dejará de atender nuestras necesidades más elementales.


Escrito por

wilder buleje

Periodista. Editor del blog: www.unavozunavez.blogspot.com


Publicado en

DE FACTO

Denuncias, noticias, actualidad y política.