espera despierta

La compra de 980 computadoras en la era luz salgado trajo complicacion en el congreso de la república.

La mala sombra de Luz

Presidenta del Congreso amenazó con renunciar si detectaban alguna irregularidad en la compra de 980 computadoras. Ella misma le acaba de retirar la confianza a su director de logística. Además, el Oficial Mayor anunció una comisión sancionadora. A confesión de parte...

Publicado: 2016-12-31

Wilder Buleje* 

En la primera mitad de la década de 1980 el superministro de Femando Belaunde Terry, Luis Pércovich Roca, descubrió que anunciar comisiones investigadoras lo libraba de preguntas incómodas. También cayó en la cuenta que una lápida de silencio cubría a esos benditos grupos de trabajo una vez mencionados.

El Congreso de la República acaba de usar esa fórmula: ha formado una comisión sobre la frustrada adquisición de 980 computadoras. Si estuviésemos en la década de 1990 la señora Luz Salgado, titular de ese poder del Estado, habría conseguido mandar al archivo ese caso. Pero en esta era digital, bajo el control ciudadano de los internautas, no hay tal garantía.

El Oficial Mayor ha optado por una variante: una comisión sancionadora. Asume que existen responsabilidades, que deben ser individualizadas para aplicar el castigo correspondiente. También, considera, que él debería de estar al margen de ese proceso. Puesto que no formará un grupo de trabajo sancionador para ser él uno de los castigados, ¿o sí?


Luz salgado y josé cevasco. cada uno marchó por lado  y han enturbiado más el ambiente en el legislativo.

¿RENUNCIAR YO?

Pese a las evidencias y metidas de pata, será improbable que la señora Luz Filomena Salgado Rubianes se aparte del cargo de presidenta del Congreso de la República, pese a que ella misma puso ese tema en agenda.

Le recordamos a la señora Salgado, las irregularidades quedaron verificadas en el mismo momento en el cual su Oficial Mayor, José Cevasco, dio vida a la comisión disciplinaria. Si formó un grupo de trabajo con mandato sancionador es porque hubo algo que se hizo mal. Y eso es una irregularidad. ¿O, quizá no?

“A ningún funcionario del Congreso, la UIF (Unidad de Inteligencia Financiera) le ha encontrado dinero en su cuenta. A ver, que me lo demuestren, y hoy mismo yo renuncio. Pero mientras no renuncie, yo voy a defenderlos”. Así se expresó Luz Salgado a raíz de la censura de quien fuera ministro de Educación, Jaime Saavedra.

Hace unos días la señora Salgado le retiró la confianza a Sergio Romero Loyola, quien se venía desempeñando como director de logística del Congreso. Que se sepa eso no es defender. ¿Y cuál fue la razón por la cual lo mandó a su casa? La propia Luz Salgado ha oscurecido las cosas.

Romero Loyola confesó al diario La República que José Cevasco lo llamó para atender con celeridad esa compra. El Oficial Mayor ha respondido que él no ordenó esa compra. Entonces surge otra interrogante, si no fueron ellos quienes empujaron esa adquisición solo quedan tres instancias: la dirección general de administración (subordinada a la Oficialía Mayor), la mesa directiva y usted señora Salgado. He ahí el detalle.


sergio romero loyola, exdirector de logística del congreso. ¿por qué luz salgado le retiró la confianza? no es que iba a defender a los funcionARIOS DEL PARLAMENTO.

OSCURIDAD TOTAL

Desde hace muchos años el Congreso de la República funciona con una opacidad extraordinaria. Se conoce el presupuesto de apertura, pero no hay transparencia sobre los egresos de los fondos públicos. Tampoco hay luces sobre las ampliaciones presupuestales y su destino final. En verdad, el Congreso es un pozo sin fondo y muy oscuro.

Y lo peor de todo, el legislativo no admite un sistema de control externo. La Contraloría General de la República carece de normativa e instrumentos apropiados para ejercer una real labor de fiscalización de los recursos del erario nacional. ¿Acaso el contralor Edgar Alarcón no minimizó este asunto?

En 2017 el presupuesto contempla un monto de S/. 581’215,771 para el Legislativo. Es decir 130 congresistas y algunos centenares de privilegiados empleados –de carrera y de confianza– forman parte de un sector del Estado que recibe más dinero que el Ministerio de Trabajo: S/. 414’467,564.

Pero como en años anteriores, esos casi seiscientos millones de soles no bastarán. Entonces, la presidencia del Congreso recurrirá ante el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para solicitar ampliaciones presupuestales, las cuales serán entregadas con celeridad y generosidad. ¿De cuánto será el golpe a la caja del fisco en 2017? Muy pocos lo sabrán.

¿QUIÉN FISCALIZA AL CONGRESO?

¿Y esa gruesa tajada del pastel presupuestal cómo se fiscaliza? En teoría es trabajo de la Oficina de Auditoría Interna (OAI). Una dependencia que aparece debajo del Consejo Directivo, la Mesa Directiva y de la Presidencia; y por encima de la Oficialía Mayor. Sin embargo, el personal de la OAI pertenece al Congreso. ¿Entonces, cómo podrá ejercer un debido trabajo de control sobre los niveles jerárquicos superiores sin peligro de perder la chamba?

¿Cómo es posible que el jefe de la OAI no haya tomado la iniciativa de iniciar las indagaciones y los procesos investigatorios en el caso de la adquisición de 980 computadoras? ¿Por qué no ha emitido ningún informe hasta el momento? ¿Cuál es la razón por la cual José Cevasco forme una comisión sancionadora sin conocer los resultados del informe de fiscalización de la OAI?

¿Acaso el jefe de la OAI carece de iniciativa para proponer él mismo un grupo especial de trabajo para efectuar un análisis contable y financiero en tiempo récord? O está esperando que el señor Cevasco le entregue unos resultados hechos a la medida para estampar firma, pos firma y sello.

En realidad, tanto Luz Salgado como Cevasco apuestan por la amnesia. Asumen que las fiestas de fin de año apagarán la bulla mediática a ritmo de reguetón. Una vez que eso acontezca la presidenta del Congreso empezará a disponer de ese dinero fresco de las arcas del tesoro público.

El caso de las computadoras apenas será una anécdota en las conversaciones en los pasadizos del Congreso. Los medios de comunicación pondrán en discusión algún otro asunto. Total, temas sobran para fabricar sicosociales y cortinas de humo.

ARTISTAS DE LA CALIDAD

Una más. Se han percatado que los presidentes del Congreso de la República se suceden sin discusiones, aspavientos, reclamos ni cuestionamientos. En los últimos quince años no se ha conocido de ningún incidente entre titulares del Legislativo por cuentas mal rendidas, alguna partida mal usada, adquisiciones irregulares. Nada.

Es decir, las cuentas del Congreso de la República cuadran a la perfección, los mecanismos son exactos. Nadie le levanta la alfombra al antecesor. Los contadores del Congreso de la República son los más eficientes del aparato estatal.

¿O es que hay un acuerdo tácito de no jalarse la silla y disfrutar de los enormes recursos del Congreso de la República sin preocuparse por denuncias estériles que solo acabarían con la gallina de los huevos de oro? Feliz Año.

*Periodista y editor del blog: www.unavozunavez.blogspot.com


Escrito por

wilder buleje

Periodista. Editor del blog: www.unavozunavez.blogspot.com


Publicado en

DE FACTO

Denuncias, noticias, actualidad y política.